Los desafíos de los medios públicos

kaplun -mataGabriel Kaplún (Uruguay) María Cristina Mata (Córdoba) y Fernando Oliveira Paulino (Brasil) participaron del debate “Medios públicos y ciudadanía”. El panel fue el viernes 28 de agosto en el auditorio de la ECI.

 

El pasado viernes 28 de agosto, en el marco del VIII Seminario Regional Cono Sur ALAIC, se desarrolló la sesión especial: “Medios públicos y ciudadanía”.  El encuentro tuvo lugar a las 15 hs en el aula auditorio de la Escuela de Ciencias de la Información, y contó con la participación de tres especialistas dentro de la problemática comunicacional, ellos son Gabriel Kaplún, Fernando Oliveira Paulino y María Cristina Mata.

La exposición, dio inicio de la mano de Fernando Oliveira Paulino, quien es doctor en Comunicación  por la Universidad de Brasilia y docente e investigador dentro de diversas áreas, entre ellas Comunicación y ciudadanía, Políticas de Comunicación, Ética, Libertad de Expresión, Derecho de Acceso a la Información Pública y Comunicación Comunitaria.

Su trabajo aborda la cuestión de los desafíos de la Comunicación Pública y su producción en Latinoamérica. En relación a ello planteo, en primer lugar, la necesidad  de establecer un conjunto de reformas a la concepción de la comunicación pública, entre ellas:

  • La percepción de que el derecho a la comunicación posee un aspecto individual, pero también es una práctica colectiva.
  • El derecho a la comunicación debe resultar de una acción positiva del Estado, que promueva la comunicación como un derecho social, es decir, un patrimonio colectivo.

En segundo lugar, el autor propuso la necesidad, por un lado, de reflexionar en relaciónal uso de técnicas y tecnologías preexistentes, como también de nuevas tecnologías en la producción de la comunicación; sabiendo, sin embargo, que la tecnología en sí no es la solución a todos los dilemas comunicacionales. Por otro lado, de trabajar y promover actividades que estimulen la participación activa de los usuarios en los procesos de producción, esto es fundamental para el ejercicio de gestión y rendición de cuentas de la existencia de la comunicación pública.

Luego, la moderadora cedió la palabra al periodista Gabriel Kaplún, quien además, es Magíster en Educación, Doctor en Estudios Culturales, docente  e investigador de la Universidad de  la República en Uruguay. Es miembro de la Asociación Latinoamericana y de la Asociación Mundial de Investigadores de la Comunicación. Y autor y coautor de numerosos artículos y libros

A lo largo de su turno, el periodista expuso su trabajo sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en Uruguay. Retomando por un lado, el proceso de construcción de esta reforma, y por otro, la gran cantidad de desafíos u oportunidades que su sanción representa para los medios de comunicación públicos.

Por último, quien tomó el micrófono fue María Cristina Mata, o Marita Mata como se la conoce en la Escuelita. Actualmente Marita es profesora consulta de la Universidad y participa como docente  del Programa de especialización en comunicación y ciudadanía en el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. A su vez, ella es  investigadora, forma parte de distintas organizaciones nacionales e internacionales relacionadas a la “Comunicación”, y ha publicado numerosos artículos y algunos libros referidos a comunicación masiva, públicos, comunicación popular y comunicación y política.

Su exposicióncomenzó identificando y tomando como punto de partida a una concepción de los medios públicos de comunicación como fuente de consenso y cohesión de una sociedad, y dentro de esta postura retomó la idea de “igualitarismo”como puntapié inicial.

El igualitarismo genera inequidad e injusticia, en tanto la redistribución de los bienes materiales como simbólicos es misma para todos al margen de las condiciones de vida de cada actor social. Según Marita, de acuerdo a este pensamiento, los medios públicos deberían afrontar ciertos desafíos.

El primero de ellos, el trabajar sistemáticamente para reconocer la diversidad de demandas y posicionamientos dentro de una sociedad, y de esta forma, que lo plural sea menos una forma de organización del consenso y mucho más una forma de expresión del litigio, de los conflictos que nos constituyen como democracia.

Los medios públicos no deben asemejarse a  una polifonía, es decir, una armonía sino que, por el contrario, además de los componentes armoniosos, también deben aparecer los componentes discrepantes, los componentes precarios, los ruidos.

En segundo lugar, la cuestión de la información es fundamental para un medio público, en tanto es el que provee a laciudadanía del conocimiento necesario para que esta pueda construir sus derechos. En este sentido tanto el Estado como las universidades tienen un deben clave como fuente y productoras constantes de saber.

En tercer lugar, relacionado al modo de organizar la programación. Es decir, los horarios, los formatos, géneros y contenidos no pueden ser pensados sólo en función de las ofertas existentes en el mercado, sino que también hay que contemplar a quien se define como público de cada medio.

Si se piensa a los medios de comunicación públicos como medios de democratización de la sociedad, habrá que pensar como invertir en estas tareas, no son solo de producción, sino también de construcción de información para que los públicos puedan utilizarla productivamente.

Por último Marita finalizó asegurando que “los medios públicos deben siempre tener un ojo  y un oído en la audiencia pero sin confundir demandas con mandatos”, reflejando  el constante conflicto y disputa (entre lo  hegemónico y lo opositor) que caracteriza nuestra cultura.

Al concluir las exposiciones, se dio lugar a los asistentes pudiesen plantear alguna reflexión, opinión o interrogante a los panelistas, favoreciendo, de esta manera, a la creación de un espacio de participación, reflexión y construcción del conocimiento sobre la base del dialogo y la interacción.

Por Joaquín Gómez